Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La reintroducción de una especie de pez microendémico

01-01-2019
UMSNH
Un proyecto Nicolaita

Hablar de biodiversidad en la actualidad es reconocer cuánto de ella estamos perdiendo. En México de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana, se ha acreditado la desaparición definitiva de 49 especies; entre las más emblemáticas destacan el oso grizzly u oso gris mexicano, la foca monje del Caribe y el carpintero imperial. Desafortunadamente hay muchas más especies en grave peligro de extinción. Entre los peces hay datos que estiman la extinción de alrededor de 13 especies.

Las noticias de la desaparición de especies, la pérdida de biodiversidad, las investigaciones sobre cambio climático, todas ellas se pueden ver en el sentido de pérdida, de no retorno. Sin embargo, desde la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo tenemos noticias alentadoras, que nos reconcilian con el quehacer científico, aquellas que nos hacen ver que podemos hacer mucho por recuperar lo que directa o indirectamente hemos perdido.

Por más de 20 años en la Facultad de Biología, el equipo de trabajo de Biología Acuática ha realizado investigaciones en torno al grupo de los peces, reconociendo que los que habitan los sistemas de agua dulce se están perdiendo a una mayor velocidad. La investigación se ha encaminado a proponer medidas para su conservación y manejo. Esto incluye a las que incluso ya no existen en la naturaleza, encontrándose únicamente en acuarios. Este enfoque ha dado origen a una serie de trabajos para la conservación de peces vivíparos en sistemas artificiales (acuarios), lo que se llama conservación ex situ, además de otros trabajos sobre aspectos de su biología y ecología.

De estos estudios, particularmente nos ocupa el caso de un pequeño pez vivíparo que habita únicamente en un río y sus manantiales en la región de Tequila, Jalisco. Su nombre científico es Zoogoneticus tequila. La población aledaña la llama “gallito”, por tener la aleta anal con colores naranja y rojo. Otros lo llaman “picote tequila”, derivado de su nombre científico que hace alusión a la zona donde se describió.

Esta especie de pez, hasta hace un año solo vivía en peceras y dos pequeños estanques en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, pero en 2015 inició una carrera contra reloj. Un grupo multidisciplinario de investigadores de áreas como parasitología, ecología, invertebrados, calidad del agua, limnólogos, ictiólogos, educadores ambientales, entre otros, se dieron a la tarea de iniciar un proyecto único en América Latina: Reintroducir una especie de pez microendémico a su hábitat natural.

A cuatro años de esta historia se están viendo resultados alentadores, el “gallito” o “zoogy”, como también le llaman cariñosamente el grupo de investigadores, se está reproduciendo después de cuatro años de intenso trabajo de investigadores y más de 25 estudiantes tesistas. Siendo este hecho un gran logro de aplicación de la investigación integral de los nicolaitas.

Alrededor de este proyecto se espera conservar no solo a una especie, también los procesos ecológicos que aseguran la sobrevivencia, reproducción y crecimiento de la población de este pez, puede afectar al resto de las especies que conviven en este sistema.

Además de los resultados alentadores, se debe mencionar el trabajo con los diferentes usuarios (pobladores) del recurso. Se está trabajando con programas de educación ambiental, biomonitoreo comunitario y de asesoría a las instituciones gubernamentales. Se espera con esto que sean los propios pobladores quienes, en el largo plazo, se hagan cargo de la conservación de sus especies de peces y del río Teuchitlán. Esta historia de éxito ha sido financiada por diferentes ONG´s internacionales como el Zoológico de Chester, La Mohamed Bin Sayed y grupos de acuaristas tanto de la Unión Europea como de Estados Unidos. En el ámbito nacional por la CONABIO en México. Los investigadores han comenzado a divulgar y comunicar sus resultados, dando pauta en la aplicación del conocimiento y del trabajo multidisciplinario que se requiere para dar respuesta a las necesidades más sentidas de la sociedad, la conservación de sus recursos, en particular de los peces nativos de México.